Pesa México  Sagarpa
  Inicio Novedades  Contacto  Sagarpa
 
/ El Proyecto PESA
ANTECEDENTES DEL PESA EN MÉXICO

A principios de siglo XXI, las evaluaciones del programa de  ‘Alianza para el Campo’ (conjunto de subsidios para la producción agropecuaria), demostraban que, de manera general, el apoyo al campo mexicano había sido útil para el agricultor comercial, generando riqueza y fortaleciendo las unidades productivas; sin embargo, no sucedía lo mismo con los productores clasificados como pobres y de autoconsumo; ya que recibían solo el &% del monto total de los recursos estimados a zonas que eran prioritarias. Este porcentaje no se traducía en beneficios a todos los productores.  Es decir, por un lado, no existía una uniforme distribución de los recursos y por el otro, los pocos recursos que llegaban causaban dependencia.


En México, el porcentaje de ruralidad es del 26%, del cual,  49% de los hogares rurales se encuentran bajo la línea de pobreza, y se distribuyen en 196,000 localidades con población menor a 2,500 habitantes. En materia económica, el PIB silvoagropecuario (del cual 71% es agricultura y 22% ganadería) ha declinado en un 5% y emplea el 20% del total de la fuerza de trabajo. El 60% del ingreso familiar de las áreas rurales marginadas depende de la producción agropecuaria. En el aspecto nutricional, se estima que entre 5 y 10% de la población nacional presenta desnutrición variada.

ALIANZA FAO-SAGARPA

Ante este tipo de resultados y limitantes en la atención de las zonas marginadas fue que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) realizó una alianza con la FAO. Para 2002, el Gobierno de México tuvo como objetivo central y prioritario, la reducción de la pobreza, y decidió llevar a cabo un programa intersecretarial para atender a las poblaciones de las 250 microrregiones de más alta marginación.


En esa época, el Director General de la FAO, Jacques Diouf, compartió el concepto y la experiencia internacional del “Programa Estratégico para la Seguridad Alimentaria (PESA)”, con el entonces Presidente Vicente Fox, para ejecutarlo en apoyo al programa intersecretarial, con la cooperación técnica de la FAO.  


La FAO inició el PESA desde 1994 en 15 países de bajos ingresos. A nivel mundial el PESA estaba diseñado para combatir la hambruna rural. No obstante, en México no había evidencia de hambruna, pero sí de pobreza, de una mala nutrición y de deficiencias alimentarias. Esta diferencia provocó  que el modelo del PESA tuviera que ser adaptado a la realidad mexicana.


Como resultado del  convenio establecido entre SAGARPA y la FAO, el PESA México inició operaciones en 2003 bajo tutela de Ian Cherrett, funcionario de FAO en Centroamérica, quien se encargó de iniciar la estructura del programa y de dar rumbo al denominado ‘PESA piloto’, que comenzó a operar con recursos federales del Programa de Desarrollo Rural en seis estados (Michoacán, Aguascalientes, Guanajuato, Jalisco, Puebla y Yucatán), atendiendo en total 13 municipios y 48 comunidades.


En esta fase piloto, se trabajó con equipos técnicos estatales contratados directamente por la FAO, bajo la coordinación de una Unidad Técnica Nacional (UTN-FAO) y se desarrolló la metodología general. La FAO otorgó todo el soporte técnico para el diseño metodológico del PESA en México sentando las bases para su configuración.
EXPANSIÓN DEL PESA

A partir de 2005, el PESA comienza su fase de expansión, ampliando su cobertura a 16 estados bajo un esquema operativo diferente. La operación se sustenta en Agencias de Desarrollo Rural (ADR), que son equipos técnicos multidisciplinarios ya existentes en las regiones o incubados por Instituciones de Educación Superior. Cada ADR atendía 30 localidades por región con la tarea de promover y establecer proyectos integrados de desarrollo. Las ADR son propuestas y contratadas por los estados y validadas por la FAO. La adopción de ADR fue una alternativa a los altos costos operativos de la fase piloto, que impedían extender el proyecto a una mayor cobertura.

PESA Y PRESUPUESTO DE EGRESOS FEDERAL (PEF)

Para el año 2007, la Cámara de Diputados asignó  561 millones de pesos (MDP) en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para el PESA, dirigidos a los tres estados más pobres de México: Guerrero, Oaxaca y Chiapas. Con el fin de hacer frente al inminente crecimiento de la estrategia PESA, también en ese año se presenta un relevo en la Dirección de la Coordinación Nacional de la UTN-FAO. Por otro lado, en los estados sin asignación especial en el PEF, se siguió con la contratación de ADR y apoyando los proyectos PESA con recursos federalizados del Programa de Desarrollo Rural. A finales de 2007, existían ya 32 ADR en 16 estados.


Las asignaciones del PEF, aunadas al apoyo de SAGARPA, la FAO y diversos gobiernos estatales, impulsaron el crecimiento del PESA. Ante este incremento en los recursos y la cobertura, a partir de 2007 se gestó una segunda etapa de diseño en la metodología del PESA para homologar su estrategia operativa en el país. Esta etapa de reajuste al programa se dio gracias a una estrecha labor entre la UTN-FAO y la SAGARPA. Se comenzó a unificar una disciplina de trabajo y de toma de decisiones en los estados, y se homologaron la metodología en campo y el sistema de seguimiento y evaluación de las ADR y sus actividades. Cada ADR promovería proyectos, de manera gradual y acordes a su grado de maduración, en tres áreas: a) hogar saludable y conservación de suelo y agua, b) producción de alimentos y c) mejoramiento del ingreso. Todo esto con enfoque microrregional.


En 2008, el Programa Especial para la Seguridad Alimentaria cambia su nombre a Proyecto Estratégico para la Seguridad Alimentaria, conservando sus siglas.


En ese mismo año, la asignación especial en el PEF ascendió a 1,100 MDP incluyendo a Puebla y Morelos. Posteriormente, en 2009 se asignaron 1,560 MDP para el PESA y se incluyó a Veracruz, Hidalgo y el Estado de México, totalizando 8 estados en el PEF. Con este impulso, a finales de 2009 ya eran 130 ADR con alrededor de 1,500 facilitadores trabajando en campo y atendiendo 800 municipios de 17 estados. Para 2010, en el PEF se asignaron 1,750 MDP para el PESA.


De esta manera, se comenzó a generar un modelo de operación con capacidad de implementar de mejor manera el PESA a las condiciones del país, que son muy variadas; contando así con un método flexible, para que se adaptara al mosaico nacional, pero conservando sus objetivos y principios. 


A consideración de la FAO,  el PESA es  el programa más grande y exitoso en nuestro país, debido al involucramiento de los diferentes actores, el apoyo del congreso y la constante y estrecha labor entre FAO y la SAGARPA.

LOGO DEL PESA

El  logo del PESA muestra cada elemento clave del  concepto del proyecto.

A continuación se explica cada uno de ellos:

  1. Casas, siembras, animales:
  2. Simboliza la visión de  futuro deseado de una comunidad   rural.

  3. Entrelazado:
  4. Representa a las familias unidas en  busca del bienestar propio y de la comunidad.  

  5. Colores:
  6. Verde: El verde denota por excelencia la naturaleza y equilibrio. Además, el verde sugiere estabilidad y seguridad.
    Naranja: Es el color de la caída de la hoja y de la cosecha. Representa  entusiasmo y se asocia a cuestiones alimenticias.

Av. Cuauhtémoc #1486, 1er piso, Col. Santa Cruz Atoyac, Delegación Benito Juárez, C.P. 03310, México D.F. Tels. 5601-5296 / 5601 – 5357 / 5601-5332